Select Page

[su_quote cite=”Romanos 5:8″]Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aun pecadores Cristo murió por nosotros. [/su_quote]

[su_dropcap]D[/su_dropcap]ebo ser honesto,- siendo un joven soltero – es algo difícil ponerme a escribir un artículo con el título “Amor Verdadero”. Para que no se asuste le aseguro a Ud. que no tengo planes de dar consejos aquí en cuanto a la vida romántica. Más bien mi deseo con los pensamientos que siguen es de comunicar algo en cuanto al amor que Dios tiene para nosotros. Ahora, yo no pienso ser un experto en cuanto al amor de Dios. Mi deseo aquí no es tanto de enseñarle algo que usted no sepa, más bien, deseo animarle con lo que ya ha aprendido. Solo quiero enfocarnos en dos aspectos del amor de Dios. Primero, la razón, y las condiciones de su amor, y segundo los deseo que su amor causa.

[su_heading size=”14″]Condiciones[/su_heading]

Ahora, voy a tomar por supuesto que usted sabe que Dios ama sin condiciones. Si alguien te preguntara en cuanto al amor de Dios espero que su respuesta sea que Dios ama sin condiciones. Pero, aunque quizás ya sabemos esto a veces este conocimiento no llega desde la cabeza hasta el corazón. Quizás una de las razones por la cual el mensaje no se transmite del cerebro al corazón es que en lo más profundo de nuestro corazón sabemos que somos difíciles para amar. Lo que pasa a veces es que en nuestro corazón llega la idea que debemos trabajar para ganar el amor de Dios. Es posible que pensemos que por causa de nuestro pecado, por causa de no leer nuestra Bíblia, porque dejamos de llegar a los cultos, pensamos que Dios no nos ama. Aun más peligroso es que pensamos que porque leemos la biblia, no pecamos, llegamos al culto, y nos vestimos bien, pensamos que Dios nos ama más.
[su_pullquote align=”right”]

“Su amor no tiene que ver con nuestro comportamiento sino con su carácter.”

[/su_pullquote]

Las dos ideas nos dan evidencia que nuestro corazón no ha entendido el amor de Dios. Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aun pecadores Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:8) Mira, ¡Dios nos ama porque El es amor! Dios no le ama a usted porque usted es bueno sino porque El es bueno! Esto es algo tan sencillo pero a la misma ves tan difícil de impresionar en nuestro corazón. Queremos merecerlo, queremos ganarlo, pero no podemos hacerlo. No podemos merecer el amor de Dios. No hay ninguna condición. Dios nos ama. Su amor no tiene que ver con nuestro comportamiento sino con su carácter. Que confianza! Qué Seguridad!

[su_heading size=”14″]Deseos[/su_heading]

Ahora quiero pensar en los deseos que el amor de Dios produce. No quiero pensar en los deseos que el amor de Dios produce en usted, más bien quiero pensar en los deseos de Dios. Que es lo que Dios quiere para Ud? Quiero que para entender este concepto debemos usar un ejemplo. Quiero que piensen en el ejemplo de una mamá y un hijo. Cuando el hijo se pone enfermo la mamá sigue amándole. Pero, por causa de su amor ella quiere que el hijo mejore. Es por causa de su amor para el hijo que ella quiere que sea de buena salud. Es igual con Dios. Dios te ama tal como usted es, pero por causa de este amor El quiere cambiarle. Esto es muy importante, Ud. no tiene que mejorar para que Dios le ama, pero porque Dios le ama El quiere mejorarle! Esto es increíble. Que amor!

Por qué es importante entender esto? Porque, el amor de Dios para usted no tiene condiciones. Él le ama porque El es bueno. Es por causa de este amor que El desea su santificación. Esto implica que no hay nada que podamos hacer para ganar el amor de Dios. Mas bien, teniendo la confianza que Dios nos ama podemos clamar a El para que nos sigua cambiando y mejorando y así poder alabarle, amarle, y seguirle, dándole nuestras vidas y gozando de su amor y bendición.