Select Page

[su_quote cite=”Matthew 14:29-31 RVR95″]Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. 30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó:
—¡Señor, sálvame!
31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, lo sostuvo y le dijo:
—¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

[/su_quote]

La señora Florence May Chadwick era una nadadora bien valiente, con experiencia y muy capaz. Se había cruzado al nado ya el canal Inglés de Inglaterra a Francia en 16 horas y 22 minutos, cuando decidió en 1952 intentar nadar desde la Isla Catalina a California las cuales eran 26 millas en total. Para lograrlo tenía un equipo de apoyo de botes, amigos y personas que le animaban.

Cuando empezó el trajín los botes iban a cada lado de ella para cuidarla de tiburones, y estaban bien preparados por cualquier eventualidad que ella se cansara, o necesitase alguna ayuda. En realidad lo que ella quiso hacer era monumental.

Después de 15 horas de nadar, una densa neblina empezó a aparecer, la cual le impidió el ver la costa. Cuando entonces después de un tiempo de no ver la costa y a pesar de los ánimos que le hacian de quienes la acompañaban desde los botes, ella pidió que la sacaran del agua. No podía ver la costa, la neblina era muy densa, tenía un poquito mas de 15 horas de nadar…. Cuando la sacaron se dio cuenta de que solo le hacía falta 1 milla nada mas para llegar a costa y cumplir con su meta. Se enfocó en la neblina y no en la costa.

Solamente 1 milla le hizo falta… Qué le pasó? Se distrajo del objetivo.

De igual forma Pedro en el pasaje que leemos, pudo hacer algo que jamás ningún ser humano había logrado. Claro que Jesús fue el primero!. Pedro caminó sobre agua. Pudo haber corrido! Pudo haber cruzado lo que le hacía falta por recorrer en el bote a pie. Pudo haber invitado a sus amigos vengan!!! Prueben esto!!!!

Pedro caminó sobre el agua!!!!

Jesús le invitó a que viniera a donde El. Le dijo: Ven!
Pero su vista entonces se volvió no hacia Cristo sino hacia las olas que subían y bajaban y fue allí que perdió su visión y empezó a hundirse. Teniendo a Cristo en frente de El.

Asi nos pasa de ves en cuando a los Cristianos. Tenemos Fe!! Fuimos llamados! Nos invitó! Lo hemos leído, estudiado, hemos alabado, cantado cantos, predicado, le hemos orado! Pero llega una situación a nuestras vidas un poco turbulenta y miramos a nuestros alrededor en vez de ver a Cristo! Y nos desanimamos, nos ponemos con miedo. Y claro uno diría que con razón! Pero el Señor nos dice algo diferente.

Mas no te desanimes si, por que la historia no termina allí! Mira lo que sigue:

[su_quote cite=”Matthew 14:29-31 RVR95″]30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó:

—¡Señor, sálvame!

[/su_quote]

Sálvame!! Ayúdame que me hundo! dijo! No hay que olvidarse de que Pedro era un pescador, que me imagino sabía nadar, pero por el miedo, la ansiedad inclusive hizo que perdiera sus capacidades. Hasta el de nadar. Se ofuscó su visión! No podía ver, a quien estaba en frente de el. No miraba a Cristo. Se hundía.

Mas Cristo no lo deja allí, el Señor hizo algo formidable en el cual podemos descansar:

[su_list icon=”icon: caret-right”]

  • Extendió su mano
  • Lo sostuvo
  • Le habló

[/su_list]

Le habló con una pregunta: “Por Qué dudaste?” Es decir, a caso no me conoces Pedro?

Entonces cuando dudes, y los problemas de la vida se asoman cristiano!! No pierdas tu visión – la Fe- al contrario, afínala, enfócala en el Señor, y clama a El. El te salvó y no te deja jamás! Nunca pierdes esa salvación y por que sos suyo El te sostendrá siempre! y algo mas haz! Ve a su palabra que el te hablará! Y te guiará a navegar en la circunstancias de acuerdo a su voluntad. Tu fe será hecha mas grande por eso. A propósito FE tiene que ver con nuestra vista puesta en Cristo.(Hebreos 11) Atina tu vista y ponla solo en El!

Levántate! y ven! dice el Señor!

Después de dos meses, la señora Florence lo intentó otra vez. Pero también se encontró con su amiga la neblina una vez mas. Sin embargo esta vez ella tenía como una foto mental de la costa a la cual tenía que llegar. Puso sus ojos firmes en el objetivo a pesar de que no lo miraba! Y 26 millas fueron nadadas por esta señora en su segundo intento, porque no dejó de ver a su objetivo. Puso sus ojos en la meta.

Entonces Cristiano! Ve siempre mirando a Cristo el Señor! El es a quien vamos, El es nuestro Salvador!

Si no conoces a Cristo! El te dice Ven. Lee la Bíblia y le conocerás! El quiere salvarte.