Select Page

[su_quote cite=”Juan 5:7-8″]

7 Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.

8 Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.

[/su_quote]

Lo que nos relata el capítulo 5 es una descripción de algo bien impactante. El Señor Jesús entra a un lugar llamado Betesda donde nos dice el versículo 3:

[su_quote cite=”Juan 5:3″]3 En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. [/su_quote]

Era un lugar donde la multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos querían quedar sanos. ¿Qué le parece tal lugar? Una multitud! Y todos para esperar llegar a un lugar donde puedan ser sanados. ¿Y los doctores? ¿Dónde están? ¿Por qué no ir a donde un Doctor? Es decir que si usted estaba enfermo, lo que la gente le hubiera dicho era que fuese a Betesda. Y en efecto eso es lo que encuentra Jesús cuando va a Betesda una multitud de personas enfermas esperando ser sanadas.

Lo que me llama la atención es lo que está pasando en ese estanque. :
[su_list icon=”icon: wheelchair”]

  • Tenías que esperar ver que el agua se agitara: “y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese..” No hay certidumbre… solo incertidumbre.
  • Tenías que llegar al estanque: “”y el que primero descendía al estanque…”
  • Era una carrera: ¿A cuantos se habrán pisoteados entre los mismo enfermos para poder llegar al estanque primero? Era una carrera con fines personales y no para el bien de la comunidad. Una pregunta, ¿Porqué solo una persona y no entrar 3, 4 o mas a la vez?

[/su_list]

Hoy nosotros espiritualmente e inclusive físicamente padecemos de enfermedad. Pero quiero que nos enfoquemos en lo espiritual. Y queremos sanarnos pero vamos a lugares como el estanque donde nos dicen que para poder sanarnos debemos de hacer ciertas cosas. Esas son las religiones del hombre que te piden que para que puedas ser salvo tienes que pasar un exámen. Tienes que llenar ciertos requisitos, tienes que ser parte del club y por ende llegar a cumplir ciertas leyes.

Mas en Cristo el Señor lo encontramos no en esa fuente, más el viene a nosotros. Emmanuel, Dios con nosotros se nos aproxima. Nosotros enfocados en un estanque donde el al agua se agita y no en el Cristo quien entrando por la puerta nos hace la pregunta:

[su_quote cite=”Juan 5:6″]¿Quieres ser sano?[/su_quote]

El Señor vio a un paralítico y vio lo que acontecía y vio la realidad del mundo alrededor. ¿A que veneras tu? ¿A quien? Cristo le hizo una simple pregunta a este “ hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo.

Y la pregunta es contundente. “¿Quieres ser sanado?” Y es que acaso un enfermo no quisiera ser sanado?
Mas te hago ahora la pregunta “¿Quieres ser salvo?”

La religión nos dice que tenemos que hacer algo para ser salvos: “Tienes que llegar primero, no último. Si no llegas de primero inmediatamente que hagamos el movimiento no recibes la bendición de ser sano” “Es algo en específico lo que tienes que hacer… dar diezmo, o hacer otras cosas mas…”

Mira pecador que necesitas la salvación! y mira tu cristiano que estás desanimado. El enfermo responde:

[su_quote cite=”Juan 5:7″]Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.[/su_quote]

Mas el Señor dice:

ME TIENES A MI!

[su_quote cite=”Juan 5:8″]8 Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.[/su_quote]

El punto es este: Si te sientes agobiado con tus pecados, no vayas a donde te enseñan que la respuesta yace en lo que tengas que hacer para obtener el perdón de los pecados. Mas bien ve a Cristo, quien es el único que te puede ayudar. Ve a Cristo quien te dice levántate, toma tu lecho y anda! Ve a Cristo quien dice “Consumado es”. El hizo lo que no podemos hacer nosotros.

Ve a Cristo por que El es la verdadera fuente de paz, gracia, reconciliación con Dios, y vida eterna!
En otra palabras, no vayas a un estanque en donde Cristo no se encuentre.

A Dios sea la gloria.